23 de septiembre de 2008

Minutos, y parecen nada


Sólo un minuto para entender que la eternidad está hecha de minutos...
De todos los minutos bien vividos...
Un minuto... ¡Cuántas veces los dejamos pasar sin darnos cuenta!... pero también cuántas veces traemos a nuestras vidas los recuerdos de los minutos vividos llenos de felicidad, de alegría y también de tristezas...
Decimos 'un minuto' y nos parece nada...
Pero... ¡cómo se aprecia ese minuto al levantar la mano y saludar a un amigo que se va para siempre, cómo se valora ese minuto que hace que lleguemos tarde a nuestros trabajos, como se espera ese minuto que nos lleva a reunirnos con los que amamos, cómo nos llena de emoción ese minuto en que nos entregan a nuestro hijo al nacer, y cómo también deseamos que la vida le otorgue más minutos a quien la muerte separará físicamente de nosotros y no veremos más!
Un minuto... parece increíble... parece tan poquito y sin embargo puede dejar una huella tan profunda en nuestra vida.
Lo importante es no vivir la vida porque sí, dejando pasar el tiempo.
Alguien alguna vez dijo: 'Vive cada minuto como si fuera el último'...
Si todos recordáramos esa frase a diario aprenderíamos a vivir la vida intensamente.
Aprenderíamos a no posponer las emociones más lindas de la vida pensando que 'si no es hoy será mañana'...
Tu tiempo es ahora... el futuro es incierto... Vive cada minuto intensamente.
La vida es Hoy... Que el reloj de tu vida marque cada minuto al compás de los latidos de tu corazón.

4 comentarios:

Natxo Rovira dijo...

Hola Elena, es muy curioso como veo que muchos "padres huérfanos" seguimos muchas veces caminos paralelos. Reflexiones como esta que haces hoy en tu blog, como la que dejaste ayer en el blog de David (que hay días que encontramos conusuelo pensando que nuestros hijos que se han ido al menos no tendrán que sufrir todo lo que se sufre en esta vida). Es tanta la conmoción que nos pasamos los días pasando de un pensamiento a otro, a veces totalmente opuesto, buscando algún sentido, buscando algún consuelo.

Pues nada, que es bonito esto que has escrito. Y yo me pregunto ¿porqué hemos tenido que pasar por un golpe tan doloroso, quizás el peor, para empezar a trabajar en la profundidad de nuestro ser? Tratamos de trasmitir a los demás, que aún están en el lado bueno de la vida, nuestras reflexiones, con la esperanza de cambiar un poco la conciencia de nuestro entorno. ¿porqué necesitamos hacer eso? ¿te lo has preguntado?

Bueno, muy bonita tu reflexión. Yo añadiría a esta frase "...pero sueña como si fueras a vivir eternamente"

un beso

Anónimo dijo...

¡Hola cariño¡

Un minuto...suficiente para que tu personica se haya marchado tan pronto de nuestro lado.
Seguro que ahora nos miras detrás de esas nubes de la foto con otros amiguetes que te acompañan en ese azul.
Te quiero...Abu

pinocha madre de Aday dijo...

LLORAR A LA LAGRIMA VIVA

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma,
la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología,
llorando.
Festejar los cumpleaños familiares,
llorando.
Atravesar el África,
llorando.

Llorar como un cacuy,
como un cocodrilo...
si es verdad
que los cacuyes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.


Llorarlo todo,
pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz,
con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo,
por la boca.

Llorar de amor,
de hastío,
de alegría.
Llorar de frac,
de flato, de flacura.
Llorar improvisando,
de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

natalia dijo...

DICEN QUE DICE UN DICHO

AMA COMO SI NUNCA TE HUBIERAN HERIDO
VIVE COMO SI FUERA EL ULTIMO DIA DE TU VIDA
TRABAJA COMO SI NO NECESITARAS EL DINERO Y
BAILA COMO SI NADIE TE VIERA

Me gusta mucho esto porque si realmente lo cumplieramos seríamos mucho más felices.

Me ha gustado mucho tu reflexión de hoy, pues muchas veces nos olvidamos del presente para preocuparnos por el futuro o anclarnos en el pasado, realmente esto nos hace perder un tiempo muy valioso que deberíamos aprovechar al máximo. Pero somos tan zoquetes que aún sabiéndolo no lo hacemos, aún habiendo aprendido a base de palos no nos aplicamos el cuento, porque será??? Pues yo me sigo preocupando por mi futuro, aún sabiendo que no se si viviré mañana...imagino que será parte de la vida...pero vaya puta vida.....
Un beso muy fuerte hasta Aragón para mis mañicos preferidos y un beso hasta el azul para la serenidad de cielo
Natalia